Carr. Mex-Pach. km 43.5. Tecámac, Mex
+52 1 55 79797 0351

Líderes Cultivan Respeto (Demo)

Liderar a la gente significa no sólo ser un buen ejemplo, sino también aprender a cultivar el respeto de su equipo para que estén dispuestos a seguirlo.

Hay cuatro habilidades que puedes desarrollar para convertirte en el tipo de líder que otros quieren seguir: hablar con claridad, ser cálido y accesible, influir en el comportamiento de los demás y ser auténtico. Desarrollar estas habilidades le ayudará a convertirse en el tipo de líder que otros respetan y con mucho gusto seguirán.

“Cómo Convertirse en el líder que otros quieren seguir” por el Dr. John Townsend

 

[minti_blockquote]”Cuando las personas experimentan un líder al que son atraídos, son catalizados para trabajar mejor”[/minti_blockquote]

 

¿Tu equipo te esta siguiendo simplemente porque eso es lo que se “supone” que deben hacer? ¿Porque eso es lo que se espera? ¿Porque necesitan el trabajo? Todas estas razones tienen alguna legitimidad, pero nunca las verás actuar en los niveles que te traerán grandes resultados hasta que vayan más allá de “supuesto a” a “desear“, especialmente en cuanto a cómo te perciben, su líder. Cuando las personas experimentan un líder al que son atraídos, son catalizados para trabajar mejor, con mayor misión y de una manera más dedicada.

Piense por un momento acerca de aquellos que te han guiado bien en el pasado. Lo más probable es que algo sobre ellos te hizo “querer” seguir su ejemplo. De hecho, pueden haber contribuido significativamente a los logros que has alcanzado en esta parte de tu carrera. Aquí están algunas de las llaves que harán una diferencia en ti:

1. Claridad

Clarificar es hacer algo tan claro que no puede ser malentendido, y permite a la gente experimente una estructura para trabajar que tiene sentido. Los líderes deben aclarar, cada día. Deben aclarar cuál es la misión de la empresa o de la división. Deben aclarar el plan y lo que se espera del equipo y de todos los colaboradores.

La claridad atrae a la gente porque Dios nos diseñó para responder a ella. Cuando las cosas están claras, nos sentimos más seguros y más centrados. No desperdiciamos energía. Cuando Jesús dijo: “Simplemente deja que tu ‘Sí’ sea ‘Sí’ y tu ‘No’, ‘No'” (Mateo 5:37), él nos estaba diciendo que fuéramos claros acerca de lo que queremos, escogemos y esperamos.

Constantemente debemos revisar las  3 reglas de claridad: ¿Cuál es tu papel? ¿Cuál no es tu papel? ¿Cómo afecta tu papel a la misión de la organización? Esto hace que la gente piense, y podemos sorprendernos de la mala difusión o entendimiento que se tienen a estas preguntas.

2. Calidez y Afecto

 

[minti_blockquote]Los buenos líderes frenan las tareas para dar el tiempo suficiente e interés en su gente.[/minti_blockquote]

 

¿Alguna vez has tenido una conversación con una buenas personas y competentes, pero simplemente no puedes sentirse conectado a ellos? Es decir, te encanto lo que dijeron, pero no había conexión con ellos. Esta es una habilidad en la parte del “liderazgo“. Calidez es la capacidad de hacer que la gente sienta que pertenece, y que estés interesado en ellos. Cuando la gente te percibe como cálido, habrás activado en su cerebro los mecanismos de “Yo pertenezco aquí”  y es más probable todos se sumen al trabajo.

Es tan fácil entrar en el modo “tarea” de hacer las cosas. Después de todo, eso es lo que el trabajo se trata. Los buenos líderes son conscientes de esto son capaces de frenar tareas para interesarse el tiempo suficiente en su gente. Aunque parezca que estas fuera de la misión, el tiempo que gastes o inviertas pagará en niveles más altos para ti y tu organización.

3. Influencia

Las personas también se sienten atraídas por un líder que realmente lidera, es decir, que influye en su comportamiento, el rendimiento, los acontecimientos y los resultados. Todos estamos diseñados para formar parte de una misión que es más grande que nosotros mismos. Nos motiva y nos mueve. La Gran Comisión es la más alta misión, en las palabras de Jesús: “Por tanto, id y haced discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19). Si tienes una declaración de misión no es suficiente. La gente necesita verte mover las cosas por ti mismo y crear cambios a través de tu influencia.

 

[minti_blockquote]La gente necesita percibir que estás cambiando y mejorando diariamente y ellos confiarán más en ti[/minti_blockquote]

 

La influencia viene de muchas maneras: generación de acciones, inspiración, mensaje constante y desafiando al equipo, por nombrar algunos. Solo asegúrate de que al final de cada día puedas mirar y ver los cambios que has logrado por tu gente que ellos puedan ver y experimentar también. Necesitan percibir que tu está haciendo cambios y mejoras y ellos confiarán más en tí.

4. Identificación

Cuando les proporciones identificación te habrás convertido en un líder que la gente ve como real y auténtico. Es decir, pueden identificar tu personalidad y su estilo como si fueran propios. Esto es lo contrario del estilo de líder “a prueba de balas“, en el cual él o ella no puede mostrar fallas o debilidades. Eso tiende a dar lugar a una adoración de héroes de corta duración (que siempre es contraproducente)  o al pensamiento: “Él es tan perfecto que no puedo relacionarme con él“. Uno de los aspectos más poderosos del cristianismo es que Jesús se identificó con nuestras luchas, para que supiéramos que él nos entiende: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que sea incapaz de simpatizar con nuestras debilidades, sino que tenemos uno que ha sido tentado en todos los sentidos, tal como nosotros somos, pero sin pecado” (Hebreos 4:15). “Sabemos que Él lo entiende en el nivel más profundo.

 

[minti_blockquote]La mejor manera de ayudar a la gente a identificar es admitir tus fallas y errores, y no ocultarlos.[/minti_blockquote]

 

La mejor manera de ayudar a la gente a identificar es admitir tus fallas y errores, y no ocultarlos. Cuando dices: “No hice mi mejor esfuerzo y por eso perdimos ese negocio”, estás creando en tu gente un sentido de “Está bien ser yo“. Y no sólo fomentarás la lealtad , sino también una cultura de apertura, para que los problemas de rendimiento puedan resolverse de una vez por todas.

Conclusión

Nunca pierdas tu ventaja de competencia. Ve más allá de esas cuatro habilidades y agrégalas a su caja de herramientas. Cosecharás la lealtad y la dedicación de otros. No tienes que tener una personalidad magnética para que la gente quiera seguirte. Tu puedes desarrollar las habilidades para ser claro, accesible y auténtico como líder. Jesús encarnó estas habilidades, y la gente lo siguió con entusiasmo. Ellos también quieren seguirte, cuando lideras como Jesús lo hizo.

El contenido de este post fue adaptado de: “Convertirse en el líder que otros quieren seguir” por Dr. John Townsend / Cloud-Townsend Recursos

ACERCA DEL AUTOR

Autor: Abimael Acosta
Miembro del equipo Máximo Potencial y Director de Vida Más. Su interés y pasión es mejorar, capacitar y equipar a personas para alcanzar sus máximas expectativas y potencial en la vida. Fundador de Hope Studio – Agencia de Marketing Digital.

WhatsApp chat WhatsApp us