Carr. Mex-Pach. km 43.5. Tecámac, Mex
+52 1 55 79797 0351

Su trabajo es para entrar en su descanso (Demo)


Salmos 91:2 (RVC)

“dice al Señor: «Tú eres mi esperanza, mi Dios, ¡el castillo en el que pongo mi confianza!»”

Un bebé aprende a sentarse primero antes de comenzar a pararse y caminar. La vida cristiana también comienza con sentarse. Dios “nos resucitó y nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús“. (Efesios 2: 6) Lo bien que caminamos después de eso depende de cuán bien nos sentamos y descansamos en la obra terminada de Cristo.

La tierra prometida era una tierra de descanso donde Dios prometió a su pueblo “ciudades grandes y hermosas que no construiste, casas llenas de todas las cosas buenas que no llenaste, pozos excavados que no cavaste, viñedos y olivos árboles que no plantaste “. (Deuteronomio 6: 10-11)

Pero durante 40 años, el pueblo de Dios deambuló por el desierto porque se negaron a creer que Dios les había dado una tierra donde todo estaba preparado; el trabajo había terminado. No podían creer que Dios les había dado una tierra llena de cosas buenas para disfrutar, una tierra que fluía con su abundante provisión.

Hoy en día, hay creyentes que todavía no pueden creer que el trabajo de Jesús es verdaderamente completo y terminado. Están tratando de completar un trabajo hecho y finalizado, tratando de derrotar a un demonio derrotado.

Hay creyentes hoy que siempre están trabajando y tratando de producir su sanidad, éxito y victoria.

Dios quiere que dejemos de intentarlo y comencemos a confiar en su amor por nosotros. Él quiere que dejemos de trabajar y luchar, y comencemos a descansar y creer en Su gracia hacia nosotros.

El único “trabajo” que nos queda por hacer hoy es entrar a su descanso.
Debemos trabajar todos los días para entrar en él. Descansar interiormente y creer que el trabajo está hecho porque es un trabajo terminado, y confiar en el favor inmerecido de Dios hacia nosotros. Descansar en Jesús nuestra verdadera arca, quien nos llevará a través de aguas tempestuosas.

Entonces, hoy, “si escuchas su voz, no endurezcas tus corazones … sé diligente para entrar en ese descanso“. (Hebreos 4: 7, 11) Entremos a su descanso. Disfrutemos sentados juntos con Cristo en los lugares celestiales, ¡entonces correremos y no nos cansaremos! (Isaías 40:31)

[minti_spacer][minti_newdivider line_color=”#d8d8d8″ thickness=”2px”][minti_spacer]
[minti_image img=”16228″]


Esposo, Padre, Conferencista y Empresario. Su enseñanza esta basada en la obra de Jesucristo en la cruz, el perdón y justificación que nos permiten acceder a la gracia de Dios que nos desafía cada día a mejorarnos y alcanzar todo el potencial logrando el cumplimiento de muestra meta y objetivo en la vida. Junto a su esposa y familia han fundado Vida Mas y actualmente colaboraron en Maximo Potencial y la Red Internacional de Ministerios

[minti_spacer]

Port Relacionados

WhatsApp chat WhatsApp us